Sistemas Interconectados

Este tipo de sistemas son los más comunes. Consiste en hacer una conexión física entre la instalación fotovoltaica de nuestro hogar, negocio o industria con la red de CFE.

De este modo inyectamos la energía producida por nuestro sistema que no utilicemos y esta es contabilizada por un medidor bidireccional la cual puede ser guardada en una bolsa de energía hasta por un año.

Los KiloWatts Hora que genere nuestro sistema fotovoltaico estarán reemplazando a los que antes eran proveídos por CFE y estaremos ahorrando de acuerdo al precio de la tarifa actual propuesta por la comisión, la cual aumenta entre 8 y 11% cada año.

Sistemas Autonomos

Este tipo de sistema son usados en situaciones especiales donde el consumo de energía es muy bajo,  ejemplo como cabañas o ranchos donde lo importante es cumplir con las necesidades básicas, tiene como ventaja una inversión única para el sistema solar y no existen pagos mensuales para CFE.